Artículo

Tractores autónomos para el campo

PORTADA

Los tractores autónomos, también conocidos como `agribots´ o tractor-robots, equipados con tecnología de vanguardia, son capaces de realizar diferentes tareas agrícolas de manera autónoma, como sembrar o cosechar, sin la necesidad de un conductor humano. `Las nuevas tecnologías están revolucionando todos los sectores, y el de la agricultura no se iba a quedar atrás. Una de las tecnologías con más posibilidades es la navegación , y en el campo se ha introducido a través de los tractores.

¿Qué es un tractor autónomo?

Un tractor autónomo es vehículo agrícola que tiene la capacidad de realizar sus tareas sin intervención directa de un operador humano. Sería un AGV, (vehículo guiado automáticamente o Automated Guided Vehicle), como los que se encuentran en las fábricas pero que en este caso va a realizar sus funciones en el campo. Los tractores autónomos están equipados con láseres, cámaras, sistemas de control o de navegación por GPS para evadir obstáculos o realizar diferentes funciones, como siembra, la aplicación de fertilizantes, pulverización de plaguicidas o la cosecha.

Equipos necesarios para que un tractor sea autónomo

Para hacer que un tractor sea autónomo se requieren una serie de características:

  • Vehículo: El propio vehículo debe ser configurado según las aplicaciones agrícolas que va a realizar. La carrocería debe tener un diseño que facilite la visión y el correcto funcionamiento de los sensores. Los sensores deben estar accesibles en el caso de avería para reemplazarlos.
  • Sistema de percepción: Es necesario que un tractor autónomo esté equipado con sensores que perciban el entorno, como cámaras, lásers, LiDars, sensores de proximidad o ultrasonidos. Este tipo de sensores ayudan al vehículo a tomar decisiones, detectar obstáculos o reconocer los cultivos.
  • Software de control: Se requiere un software de control para programar las rutas deseadas de sembrado que queremos que realice el tractor, así como tomar decisiones en tiempo real o realizar tareas específicas en lugares señalados.
  • Sistema de posicionamiento y navegación: Los tractores autónomos necesitan un preciso sistema de posicionamiento para navegar. Esto se logra con la inclusión en la carrocería del tractor de un sistema de posicionamiento global como un GPS, un sistema de navegación inercial como una IMU o dotando al vehículo de sistemas SLAM. Sistemas que proporcionan una localización del robot y mapeo de entorno de forma simultánea.

Aplicaciones del tractor autónomo

Los tractores autónomos pueden desempeñar una gran variedad de funciones agrícolas, contribuyendo a mejorar la eficiencia en los cultivos. Algunas de las funciones son:

  • Plantación y siembra: Los tractores se pueden equipar con herramientas especializadas para sembrar en el lugar y la profundidad correcta, gracias a su precisa localización en un entorno exterior.
  • Aplicación de fertilizantes y plaguicidas: Pueden aplicar fertilizantes o pulverizar plaguicidas de manera precisa, optimizando la cantidad y la distribución para maximizar el rendimiento de los cultivos.
  • Recolección y cosecha: Un tractor autónomo con sistemas de visión por computadora puede determinar si un fruto está maduro o no y, posteriormente, recolectarlo y cosecharlo.
  • Labranza y gestión de malezas: Pueden realizar operaciones de labranza, preparando el suelo para la siembra de cultivos, así como identificar y tratar áreas con malezas de manera específica.
  • Transporte de cosechas: El tractor puede transportar las cosechas agrícolas desde el campo al lugar de procesamiento o almacenamiento.
  • Monitoreo de cultivos: El tractor autónomo sirve para la realización de inspecciones regulares de los cultivos, ya que se le equipan sensores que nos informan de la temperatura, humedad o el estado de la planta. Con esta información, se optimiza la gestión agrícola o tomar decisiones sobre la fertilización o el riego.

Beneficios del tractor autónomo

La implementación de tractores autónomos en la agricultura puede proporcionar beneficios para los agricultores y para la industria en general. Algunos de estos beneficios son:

  • Menos inactividad y aumento de la eficiencia: Los tractores autónomos realizan tareas de manera continua, sin necesidad de descansar y sin fatigarse, reduciendo el tiempo de inactividad en el campo. Por lo tanto, se consigue una aceleración en los procesos agrícolas.
  • Coste laboral reducido y mayor seguridad: Los tractores pueden llevar a cabo tareas manuales repetitivas de manera autónoma, lo que permite a los agricultores optimizar el uso de su tiempo y fuerza laboral. Además de reducir la exposición de los operadores a riesgos.
  • Mejora de la precisión: Los tractores autónomos están equipados con sensores y tecnologías de visión que les permiten detectar y recopilar información sobre los cultivos y su entorno. Gracias a esto, se consigue una mayor precisión en procesos como la fertilización, la siembra o la recolección.
  • Optimización de la logística y mayor sostenibilidad: Los tractores autónomos realizan transporte y movimiento de productos de forma precisa y eficiente, reduciendo los tiempos de espera. Además, no importa el terreno y la climatología, ya que el tractor puede ser equipado con luces o ruedas para seguir realizando las tareas pertinentes.

¿Quieres aplicar un tractor agrícola en alguno de tus Proyectos? ¡Contacta con nosotros!

Contacto-cortada-image

Contacto

Tu éxito es nuestra meta. Queremos ser tu compañero en el desarrollo de tus proyectos, aprovechando el poder de la innovación, la flexibilidad y la confianza que ofrecemos. Juntos, marcamos la diferencia a través de nuevas tecnologías.

¡Contáctanos y construyamos el futuro juntos!