Artículo

¿Qué puedo hacer con un residuo de la industria alimentaria?

FOTO PORTADA NUEVA

A día de hoy se genera una gran cantidad de residuos en la industria alimentaria. La gestión adecuada de estos residuos es un desafío importante, ya que pueden tener impactos ambientales negativos si no se manejan correctamente. Por ello, en los últimos años, reduciendo la cantidad de residuos industriales. De esta forma se consigue minimizar el impacto ambiental y se contribuye a un enfoque más responsable de la producción industrial.

No obstante, es importante que estos residuos sean gestionados de una manera adecuada. En la actualidad, se promueven nuevas políticas industriales que incentiven la reutilización y reaprovechamiento de los subproductos generados.

 

¿Qué es un residuo en la industria alimentaria?

Según la definición establecida en la Ley 22/2011, de 28 de julio, sobre residuos y suelos contaminados, un residuo industrial es aquel residuo que resulta de los procesos relacionados con la fabricación, transformación, utilización, consumo, limpieza o mantenimiento. En otras palabras, se consideran residuos industriales todos los productos resultantes de actividades industriales que carecen de valor o utilidad para ser aprovechados.

La industria alimentaria ha progresado mucho en las últimas décadas como consecuencia del avance de la ciencia y la tecnología de los alimentos. Esta industria se encarga de todos los procesos de la cadena alimentaria: la producción, el almacenamiento, el transporte y la distribución. Las materias primas utilizadas son de origen vegetal o animal y se producen en explotaciones agrarias, ganaderas y pesqueras. Este sector transforma las materias primas en alimentos para consumo directo o para surtir a otras empresas alimentarias.

Cantidad de residuos en la industria alimentaria

Según el Informe del Desperdicio Alimentario en la Industria y la Distribución en España de octubre de 2020, por cada kg/l de producto acabado se producen 0,0022 kg/l de subproducto y 0,0004 kg/l de residuo. Estos residuos tienen alto potencial de aprovechamiento gracias a su variada composición química y propiedades físicas y deben verse como una oportunidad y no como un problema. Valorizar los residuos tiene muchas consecuencias positivas en el contexto de la economía circular ya que reduce el desperdicio, se reutilizan y se reciclan los recursos, y se maximiza el uso de las materias primas.

Tipos de residuos de la industria alimentaria

Los residuos de la industria alimentaria se pueden clasificar en cuatro grandes grupos en función de su procedencia o impacto en la salud de los humanos.

  • Residuos biodegradables: son restos de alimentos o materia orgánica que pueden ser biodegradados y que se generan durante la producción y manipulación de alimentos.
  • Residuos industriales: se generan durante el proceso de producción y expedición de los alimentos y corresponden a envases, embalajes y plásticos.
  • Residuos peligrosos: son agentes que se consideran tóxicos, corrosivos o inflamables. Suponen un riesgo para el medio ambiente y también para la salud de las personas. Son, por ejemplo, los productos de limpieza, los pesticidas y los productos químicos utilizados en el procesamiento y conservación de alimentos.
  • SANDACH: son las siglas de “Subproductos de origen Animal No Destinados Al Consumo Humano”. Por ejemplo, el aceite que se utiliza para freír o partes no comestibles como huesos o plumas.

Valorización de residuos de la industria alimentaria  

La mayoría de residuos de la industria alimentaria se caracterizan por ser orgánicos no peligrosos, como restos de cereales, frutas, hojas, restos o partes de carne y pescado. Estos pueden ser valorizados debido a su alto contenido de materia orgánica. Pueden ser procesados y transformados en diversos productos útiles en lugar de ser simplemente deshechos. Algunos ejemplos del aprovechamiento de estos residuos son:

  • Alimentación animal

Muchos residuos alimentarios todavía contienen nutrientes valiosos. Estos nutrientes pueden ser beneficiosos para la alimentación de animales de granja y ganado. Además, pueden beneficiar tanto la salud de los animales como la calidad de la carne y la leche que se obtienen de ellos, ya que algunos de estos residuos contienen compuestos bioactivos.

 

  • Biocombustibles

Los residuos alimentarios se pueden utilizar como biocombustible debido a su elevado contenido de materia orgánica. Cuando los residuos alimentarios se descomponen, se libera metano que puede ser utilizado como biocombustible.

  • Compost

Fabricar compost a partir de residuos alimentarios es una práctica efectiva y sostenible que implica la descomposición controlada de materia orgánica, como los restos de alimentos, para producir un abono orgánico valioso. En ATRIA hemos producido compost a partir de residuos de la fabricación del vino en el marco del proyecto DIGIWINE. Dándole una segunda vida a los residuos se reduce la cantidad de residuos enviados a vertederos, se promueve la sostenibilidad y se proporciona un valioso recurso en forma de abono orgánico.

 

  • Valorización de extractos

Muchos residuos agroalimentarios poseen un alto valor añadido y pueden extraerse de ellos compuestos muy valiosos. Por ejemplo, cáscaras de frutas cítricas o los subproductos de la industria vinícola, contienen antioxidantes y compuestos bioactivos beneficiosos para la salud.  Por ejemplo, en ATRIA hemos extraído  limoneno y pectina de la pulpa de naranja. El resultado final fue un incremento significativo en la rentabilidad económica para nuestro cliente, gracias a la venta de un producto con un alto valor añadido.

¿Quieres qué estudiemos y trabajemos con tu residuo agroalimentario en alguno de tus Proyectos? ¡Contacta con nosotros!

 

Contacto-cortada-image

Contacto

Tu éxito es nuestra meta. Queremos ser tu compañero en el desarrollo de tus proyectos, aprovechando el poder de la innovación, la flexibilidad y la confianza que ofrecemos. Juntos, marcamos la diferencia a través de nuevas tecnologías.

¡Contáctanos y construyamos el futuro juntos!