Protecciones programables para robots

Muchos de vosotros recordaréis el post sobre los materiales programables y el auto ensamblaje, pues bien, hoy os traemos las últimas novedades presentadas por científicos del MIT CSAIL (Computer Science and Artificial Intelligence Laboratory): el “Programmable Viscoelastic Material” (PVM). Este material permite imprimir objetos en 3D cuya dureza y elasticidad pueda programarse, es más, cada usuario podrá programar su propio material para adaptarlo a la tarea en la que vaya a ser utilizado. Solo se necesita una impresora 3D para construir nuestro objeto y la técnica, basada en la fabricación aditiva tradicional, consiste en depositar los diferentes tipos de material (con diferentes propiedades mecánicas) en una estructura multicapa hasta completar el diseño.

Aunque las aplicaciones de estos materiales son múltiples (desde carcasas para móviles hasta cascos o botas de seguridad) la idea consiste en utilizar estos materiales para hacer robots más seguros, manejables y de movimientos más precisos.

Pensemos por ejemplo en el aterrizaje de un dron, una segunda piel puede proteger las zonas más sensibles, como cámaras o sensores, de golpes inesperados, pero a su vez los amortiguadores podrán absorber mejor los impactos y las pequeñas vibraciones, suavizando así el aterrizaje. Y es que se puede reducir la energía transferida en una caída hasta en un 250% ¿habrán convencido los investigadores del MIT a Google o Amazon para mejorar su servicio de paquetería con drones?

¡Os animamos a que veáis el video!

Fuente: MIT

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies