Recubrimientos Funcionales
Los recubrimientos funcionales permiten dar propiedades y características extras respecto al material base o bulk. Se basan en recubrimientos de gran valor añadido que se aplican en una fina capa para evitar aumentar el precio del producto.

Recubrimientos y sus diferentes comportamientos

Los recubrimientos se pueden ordenar en base a la función que cumplen y en relación a cómo se comportan en diferentes situaciones:


  • Condensación y anti-condensación: es posible modificar una superficie para hacerla más favorable a que el agua u otro líquido condense y pase a fase líquida en la pared, es decir que mejore la condensación. Igualmente es posible alterar una superficie para hacer que no condense en dicha superficie.
  • Anti-frost: se trata de superficies que evitan la formación de hielo en nuestra superficie al evitar el contacto inicial con el agua. De este modo los cristales de hielo no pueden cristalizar y se mejora la eficiencia de los aparatos.
  • Self-cleaning: existen superficies en la naturaleza que se limpian solas como la hoja de loto. En ATRIA somos capaces de recubrir tu superficie y conseguir un efecto de auto-limpieza. Esto puede ser útil tanto en aplicaciones estéticas como funcionales.
  • Easy-to-clean: son superficies que son más fáciles de limpiar ya que los enlaces que se forman entre la posible mancha y la superficie son muy débiles.
  • Anti-finger: mediante determinadas modificaciones tanto ópticas como químicas es posible evitar las manchas de huellas dactilares en distintas superficies.
  • Anti-scratch: se trata de superficies duras que no se rayan con facilidad.
  • Fotocatalítico: son superficies capaces de degradar la materia orgánica, los olores o incluso las bacterias.

Podemos categorizar las diferentes superficies en función de cómo reaccionan a elementos líquidos:

  • Hidrófobo y superhidrófobo: se consideran superficies hidrófobas aquellas que tienen un ángulo de contacto de entre 90º y 120º en agua, se dice que su mojabilidad con agua es baja. A partir de 120º se consideran superficies superhidrófobas.
  • Hidrófilo y superhidrófilo: se trata de superficies hidrófilas aquellas que tienen el ángulo de contacto de entre 70º y 20º en agua y que por tanto tienen una mojabilidad con agua alta. En el caso de menos de 20º se consideran superhidrófilas.
  • Oleófobo y superoleófobo: son superficies que repelen el aceite.
  • Oleófilo y superoleófilo: en este caso se trata de superficies que atraen el aceite y por tanto pueden guiarlo etc.
  • Anfífobo: son superficies que repelen tanto agua como aceite.
  • Silanos
  • Fluoropolímeros
  • Polisacáridos
  • Dióxido de TItanio
  • Acero
  • Aluminio
  • Polipropileno
  • Poliestireno
  • ABS
  • EPDM
  • Vidrio
  • Cerámica

FÍSICA

  • Rugosidad: la rugosidad es un parámetro clave ya que con su modificación somos capaces de alterar la mojabilidad al igual que al modificar la composición química.

TÉCNICAS

  • Sol-gel: esprayado, dip-coating.
  • Plasma atmosférico

Comportamiento del agua en función de la superficie

Network

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies