Microestructuración mediante interferencia de patrones láser

¿Os acordáis de la entrada que hicimos sobre la microestructuración láser en moldes (IMM)? Pues hoy os traemos otro tipo de aplicación de láser que os va a sorprender: la interferencia de patrones láser.

Como os comentábamos hace unos meses, la microestructuración láser permite la funcionalización de la superficie de cualquier material, pudiendo conseguirse propiedades antidesgaste, antihielo, hidrófobas, hidrófilas o bactericidas entre muchas otras.

Por desgracia, la microestructuración directa con láser a día de hoy es muy lenta y no se puede aplicar a la industria en tiempos de ciclo aceptables (1cm2/min). Por ello se crean microestructuraciones mediante láser de forma indirecta, como es el caso de la microestructuración de moldes (IMM). Mediante el IMM se microestructura el molde, y después las piezas adquieren esa microestructura al ser inyectadas, por lo que el tiempo de ciclo no se ve afectado.

Como vemos, el IMM solventa la microestructuración de piezas para todo aquel material que se inyecte, pero…..¿qué pasa con las piezas que no se fabrican con un molde? ¡Seguid leyendo!

Como ya sabréis, el funcionamiento de un láser se basa en el barrido de un área por un puntero. Dicho puntero aporta energía haciendo líneas en diversas direcciones para conseguir microestructurar una superficie. Por tanto, para conseguir una microestructura de pequeñas dimensiones, se necesita que dicho puntero sea de pequeño tamaño (5-20 micras), y recorra el área haciendo muchísimas líneas.

Aquí es donde la interferencia de patrones láser tiene su mayor ventaja. Si se usa más de un puntero láser en el mismo punto a la vez, se crea una interferencia que hace que en el área haya zonas de mayor y menor energía periódicamente distribuidas. Esto hace que, en un pulso láser, si tenemos un diámetro de puntero grande, de 200 micras por ejemplo, cubramos un círculo de 200 micras de diámetro con una microestructura periódica de entre 0,5 y 5 micras. Esto hace que al final la velocidad de procesado de la superficie pueda llegar hasta ¡1 m2/min!

Todavía le falta un poco a esta tecnología para llegar a industrializarse, aunque ya hay equipos comerciales que aplican este concepto y estamos seguros de que en el futuro habrá muchos más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies